miércoles, 3 de diciembre de 2014

El hombre que conquistó el cielo, como el saltador con pértiga más grande

El hombre que conquistó el cielo, como el saltador con pértiga más grande en la historia del deporte, poseedor del récord al saltar 6 metros 14 centímetros al aire libre, establecido en 1994, en Italia, Serguéi Bubka, nació el 4 de diciembre de 1963, en la antigua Unión Soviética, hoy Ucrania.

Como Cristiano Ronaldo y Lionel Messi dominan el futbol, Roger Federer el tenis o Usain Bolt, la velocidad, Bubka no tenía rivales en el salto con pértiga; sin embargo, su historia en el atletismo comenzó al querer competir en los 100 metros y el salto de longitud, disciplinas donde descubre uno de sus grandes secretos para triunfar: la velocidad.

Desde los 11 años, Bubka ya estaba familiarizado con la pértiga; con el paso del tiempo y el cambio en su cuerpo, a los 17 logra clasificarse al Campeonato de Europa Junior en el séptimo puesto, pero es en 1983 cuando el mundo comienza a reconocer su nombre.

El Campeonato Mundial de Atletismo estaba por llevarse a cabo en Helsinki, Finlandia y Bubka es incluido en el equipo por Igor Ter-Ovanessian; desconocido por muchos, el ucraniano sorprendió y venció a todos al saltar 5 metros con 70 centímetros, una marca que años después usaría para comenzar la prueba.

Desde ese momento y hasta 1990, Bubka no tuvo rival, rompió 35 veces el récord mundial y en 1984 estableció el primero con 5,75 m. Con 1.85 metros de altura, Bubka recorría 22 pasos en su carrera a una velocidad de 35.7 kilómetros por hora, algo inalcanzable para sus rivales.

En Campeonatos Mundiales, tuvo todas las coronas: Roma en 1987. Tokio en 1991, Stuttgart en 1993, Goetemburgo en 1995 y Atenas en 1997 y fue el primer saltador en superar los seis metros.

Sus récords en el aire siguen siendo nota pues en pista cubierta rompió 18 veces la marca y un 21 de febrero de 1993 en Donetsk, Ucrania, saltó 6 metros con 15 centímetros, un récord que quedaría imbatible por 21 años, pues el francés Renaud Lavillenie superó por un centímetro lo saltado por Bubka, irónicamente, en la misma ciudad.

Al aire libre, Bubka consiguió romper 17 veces la marca y es aún el poseedor del récord al saltar 6 metros y 14 centímetros, que fue establecida el 31 de julio de 1994 en Italia.

Con un palmarés tan brillante, los Juegos Olímpicos fueron la tarea pendiente para el ucraniano pues solamente en una ocasión se llevó el oro: en Seúl 1988.

En la competencia de Los Ángeles en el 84, no pudo participar por el boicot ruso; en Barcelona 92 ninguno de sus saltos pudo ser validado y para Atlanta 96 no pudo clasificarse a la final por una lesión en el tendón de Aquiles.

Bubka se retiró en 1997 tras varias lesiones; sin embargo, nunca se alejó del deporte: fue portador de la llama olímpica para los Juegos Olímpicos de 1994 cuando ésta pasó por Ucrania; su trayectoria le fue reconocida en 1991 con Premio Príncipe de Asturias de los Deportes.